ÁNGELA DEL POZO. GIJÓN, 1975.

La obra de Ángela del Pozo se funde en el ambiente decorativo, creando piezas únicas en perfecta sintonía con el espacio.

Tras una larga y exitosa carrera como directiva de RRHH en una multinacional decide dar un giro de 180 grados y dedicarse a su pasión, el arte.

Texturas, arenas y óxidos son componentes esenciales en su obra, siempre apoyados en una gama cromática inspirada en la naturaleza.

Hasta la fecha ha participado en varias exposiciones y proyectos solidarios, así como en proyectos de interiorismo.